El derecho a una alimentación adecuada es un derecho humano fundamental. Pero las violaciones a este derecho, especialmente desplazamientos forzosos o expulsión de las propias tierras, se producen impunemente en todo el mundo, particularmente, entre poblaciones indígenas o marginadas. En tiempos de guerra, el alimento, su lugar de almacenamiento y las infraestructuras agrícolas son destruidos, y el alimento es utilizado a menudo como un arma política. En muchas regiones hay grupos que tienen prohibido el acceso a los recursos productivos, especialmente mujeres sin derechos sobre la tierra, aunque generalmente sean las encargadas de la producción, el procesamiento y la preparación del alimento para sus familias.

De acuerdo con la FAO, cerca de 1.000 millones de personas pasan hambre cada día. Un número aun mayor (unos 2.000 millones de personas), pese a disponer del alimento suficiente, se encuentra desnutrido al no poder costearse alimentos de calidad, es decir, ricos en nutrientes. Madres y padres luchan por alimentar a sus familias sabiendo que, sin una alimentación adecuada, sus hijos padecerán retrasos en su desarrollo tanto físico como intelectual, y pueden verse por ello condenados a una vida de hambre y pobreza.

Pero el hambre no es inevitable ni es una mera fatalidad. Es el resultado directo de la acción y las políticas públicas. La actual crisis mundial de alimentos es, sin ir más lejos, el resultado de políticas nacionales e internacionales que han incitado a un rápido ascenso de los precios mundiales de alimentos. Y, tal como sostiene el Relator Especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, los pobres sufren el hambre y la desnutrición, no porque no haya alimento, sino porque no pueden pagar los precios del alimento disponible (en especial cuando los precios han aumentado tan significativamente). Prestar más atención al derecho a una alimentación adecuada debería ser uno de los ejes de las políticas gubernamentales.

Informe de la ONU: El derecho al agua
CESR, junto con otras ONGs, contribuyó a la elaboración de esta Guía sobre el derecho humano al agua de la Organización Mundial de la Salud y la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos. Esta Guía delimita el ámbito y el contenido del marco legal para el derecho al agua y destaca asimismo asuntos prácticos clave.
Guatemala:¿Derechos o privilegios? La crisis de los derechos económicos y sociales en Guatemala
Guatemala no es un país pobre, pero sus recursos no están siendo utilizados para garantizar el cumplimiento de los derechos económicos y sociales en el país. Este informe se centra en el derecho a la salud y a la educación, pero también trata el derecho a la alimentación al analizar el hecho escandaloso de que Guatemala tenga una de las tasas de desnutrición infantil más altas del mundo.
Afganistán: el derecho a la alimentación en el conflicto
El derecho a la alimentación de poblaciones que viven en zonas de conflicto (allí donde el suministro de alimentos resulta con frecuencia más vulnerable e inseguro) es algo bien establecido en el derecho y las prácticas internacionales. Este informe analiza numerosas violaciones del derecho a la alimentación en Afganistán. Aunque en el país hace ya tiempo que la alimentación es un problema, éste se ha agravado y ha empeorado desde que EE.UU. libra una guerra contra él (en ingles).
Ghana: La Privatización y la Reforma del sector del agua en Ghana (PDF)
Public Citizen, junto a otras ONGs entre las que se cuenta CESR, organizó una misión de investigación para analizar los efectos sobre el derecho al agua que produciría una eventual privatización del agua sobre el derecho al agua en Ghana, en concreto, sobre la asequibilidad y accesibilidad de los habitantes pobres tanto de las zonas rurales como de las urbanas.
Afganistán: Propuesta de CESR al Relator Especial sobre el Derecho a la Alimentación
CESR envió esta larga carta al Relator Especial de la ONU sobre el Derecho a la Alimentación, detallando en ella los efectos de la guerra sobre el derecho a la alimentación de la población afgana vinculándolo con el sustento legal de dicho derecho en situaciones de conflicto armado (en ingles).
Territorios ocupados de Palestina: Sedientos de Justicia (PDF)
El control sobre los recursos acuíferos ha sido durante mucho tiempo un punto central en el conflicto entre israelíes y palestinos desde el establecimiento del estado de Israel en 1948. CESR trabajó para este informe con ONGs palestinas, entre ellas la Red Palestina de ONGs para el Medio ambiente (PENGON) y el Grupo Hidrológico Palestino (PHG), con el fin de documentar las violaciones del derecho al agua que sufren los palestinos.